Paliza y abandono

Otra vez y van… Por la fecha 24, Central derrotó 3 a 1 a los pechos en el Chiquero y volvió a ratificar la histórica paternidad. El equipo de Montero borró de la cancha al adversario y ganó con autoridad. A los 93, Beligoy suspendió el partido porque dessde la tribuna le arrojaron un proyectil al línea.

ADENTRO. Ruben ya marcó su tanto y sale a festejarlo.

ADENTRO. Ruben ya marcó su tanto y sale a festejarlo.

Central jugó un partido redondo en los terrenos municipales. Los goles: Carrizo, Ruben y Herrera. La figura de la tarde fue Damián Musto, el mediocampista central se comió la cancha. Leguizamón fue expulsado faltando pocos minutos para el cierre.

Mas que hijos son nietos: de los últimos 10 partidos, Los Canallas ganaron 6, hubo 3 empates y solamente un triunfo para los pechos que fue de pura casualidad.

Desde el arranque el Nuestro le dio la pelota al rival, pero estaba mejor parado y cuando cortaba salía con velocidad. Así llegó el primer gol, tras una corrida de Carrizo que definió bárbaro. 10 minutos más tarde, Colman metió un centro milimétrico para que Ruben marque el 2 a 0 y deje congelados a los acomplejados del aliento.

El complemento dejó la sensación que estuvo totalmente de más y que el partido estaba liquidado. Los pechos jamás reaccionaron ante semejante paliza táctica y cuando encontraron el descuento por un error nuestro inmediatamente apareció el Chaqueño Herrera para sepultarlos con el 3 a 1.

En el minuto 93, esta triste gente no se aguantó una nueva derrota y agredieron al línea para escribir un nuevo capítulo del ABANDONO.

Basta de llamarlo Clásico. Ni rivales, ni enemigos: Padres e hijos.

Compartí esta nota!

COMENTARIOS