Sobre los incidentes en Tucumán

Los hinchas de Rosario Central fueron entregados, agredidos y maltratados por la cobarde e inoperante policía Tucumana. Si bien los medios de prensa se quedan con el “mano a mano” de la barra Canalla con los uniformados, en estas líneas mostramos la versión oficial, la que cuentan los Canallas que estuvieron aquella provincia y no lo vieron por televisión.

Hubo una zona liberada a la entrada, en el ingreso al estadio y enfrentamientos con vecinos de Atlético. La policía reprimió a los de Central.

Una vez todos adentro, nos empezaron a arrojar piedras desde las casas de atrás y desde la tribuna de donde se ubicaba la gente local.

Obviamente que respondimos. Cuando la policía empezó a achicar las distancias entre la gente y las vallas comenzaron a los palazos limpios, repartiendo para todos lados y balas de goma. Respondimos y cedieron.

Se calmo todo hablando. Y cuando terminaba el partido nos querían hacer salir de la cancha antes. Dio el pitazo final

Y comenzaron de nuevo con los palazos y las balas de gomas. Nos tenían a menos de dos metros. Afuera, por la cortada que entramos nos esperaba la caballería que nos machaco a rebencazos e infantería que seguía disparando al libre albedrío.

Tratamos de ser objetivos, pero no hay un razonamiento humano para semejante imbecilidad humana, de ambas partes.

Agrupación Carnaval Auriazul
El Pueblo es Hincha de Central

Compartí esta nota!

COMENTARIOS