Por errores propios

Rosario Central cayó sin atenuantes frente a Tigre por 4 a 1. El resultado abultado fue producto de los errores defensivos de la dupla de marcadores centrales que tuvieron una tarde para el olvido. El equipo de Miguel Russo empezó ganando con gol de Valencia pero después del empate se derrumbó.

tigre_vs_rosario.jpg_2069580699

Central no sufrió un baile bárbaro y hasta el minuto 40 del PT tenía el partido controlado, pero a raíz de errores garrafales tanto de Donatti como Acevedo en jugadas claves, el equipo del Nordelta golpeó en momentos decisivos y fue determinante para llevarse el juego con una goleada.

Desde el arranque, el Canalla intentó jugar por abajo y controlar la pelota para tener el dominio del juego. Tigre no inquietaba el arco de Caranta. A partir de la movilidad de Barrientos y los desbordes de Jonás Aguirre, Central empezó a ser agresivo. En el minuto 28 tras una buena combinación por derecha de Ferrari y Barrientos, el ex Lanús tiro un centro perfecto para que Valencia girara solo dentro del área y abriera el marcador. El negro, marcó su primer gol con la camisetea Auriazul.

Central ganaba y rápidamente tenía la chance de aumentar la ventaja tras un tiro de Jonás Aguirre que se fue apenas ancho. Pero en el cierre del primer tiempo, aparecieron los errores de la última línea y la tarde se complicó.

A los 40, Donatti salió tarde del fondo y habilitó a Rincon que dominó la pelota y cuando parecía que Musto lo controlaba apareció Acevedo cometiéndole un torpe penal que Baliño no dudo en sancionarlo. Luna lo cambió por gol y empardó el resultado. De ahí en adelante, el equipo se desmoronó.

Para colmo, ya en tiempo de adición, tras un centro de Wilchez, otra vez Carlos Luna cabeceó solo en medio de la defensa canalla y a pesar que la pelota le rebotó en el brazo terminó siendo gol y poniendo en 2 a 1 a los de Victoria. El primer tiempo dejó la sensación que Central en un puñado de minutos había tirado por la borda todo el gasto que había hecho.

En el comienzo del complemento, el conjunto de Russo pudo empatarlo con un tiro libre de Becker que pegó en el ángulo superior derecho. Pero en la siguiente jugada, a los 11, Donatti cubrió mal una pelota que parecía controlada y Caranta salió tarde, dejándole servido el tercer gol al cafetero Rincón. Aunque faltaban muchos minutos el local había liquidado el juego.

Central no tuvo capacidad de reacción y los ingresos de Encina (que volvió tras una lesión después de mucho tiempo), Abreu y Medina no alcanzaron para generar situaciones en el arco rival. Las equivocaciones en los goles dejaron casi paralizado al equipo. Faltando 10 minutos para el final del partido, Bertoglio convirtió el cuarto gol para los de Victoria y consumó un resultado que por lo que se había visto en el juego era demasiado abultado.

Rosario Central se equivoco feo y lo pagó muy caro en su propio arco. Lamentablemente fue un desacierto tras otro de defensores que no están pasando su mejor momento y deberán trabajar de cara a lo que se viene.

El equipo sigue atravesando la irregularidad futbolística desde que volvió a primera división y le cuesta muchísimo ponerse el traje de protagonista. Habrá que reponerse rápido y pensar en el partido del próximo jueves contra Boca en la Bombonera, para conseguir un resultado positivo y seguir en la Copa.

Compartí esta nota!

COMENTARIOS