Sigue con vida

En el debut por la Copa Sudamericana, Rosario Central jugó un partido discreto y terminó empatandole a Boca en el último minuto de descuento tras un tiro libre de Pablo Becker. El canalla tuvo un mal PT, pero en la segunda etapa mejoró y a base de mucho coraje mereció la igualdad. Lo mejor: La hinchada de Central.

10571992_761203397279018_4148653796317583472_o (1)

La gente desató una fiesta tremenda en la salida del equipo y alentó durante todo el partido dejando clarísimo a todo el continente americano que si fuese un campeonato de hinchas, lo ganariamos por goleada.

Este resultado obliga a buscar por lo menos Un gol en la Bombonera para seguir con vida en la Copa. El equipo de Miguel Ángel Russo, volvió a tener una mala presentación de todos sus mediocampistas. Por eso, costó muchísimo generar juego por los laterales y tanto Musto como Barrientos perdieron toda la noche en la zona media, dejando expuestos a los marcadores centrales a jugar mano a mano. Donatti se fue expulsado justamente sobre el final por un visible manotazo al rival. Además hubo dos penales para el nuestro, que no fueron cobrados por el mal arbitraje de Vigliano.

Los más destacados: Becker, que ingresó por Medina para el ST y a pesar de sus intermitencias aportó calidad y gol. Aunque, el mejor de la cancha fue Rafael Delgado: de menor a mayor el lateral se comió la cancha, participó en la mayoría de las acciones ofensivas y fue el estandarte de Central para lograr un justo empate.

El arranque del partido fue muy cerrado. Sin salirse de su libreto habitual Central buscaba el partido con su arma tradicional: El pelotazo a Abreu; pero a partir del gran trabajo de presión y pases precisos de los volantes xeneizes, encabezado por Meli, el visitante creció y neutralizó el ataque canalla. A los 36, tras una mala cobertura de Jonás Aguirre, el centro de Marin encontró la red y adelantó al conjunto del Vasco Arruabarrena.

Boca controlaba el juego y sin marcar una superioridad notoria, daba la sensación que acertando un contragolpe podía ampliar la diferencia. Los primeros 45, dejaron en evidencia que al visitante sin sobrarle nada, pero a través de orden y sacrificio había justificado el triunfo transitorio.

10498227_761191947280163_6026465111464070893_o

El complemento fue totalmente opuesto. Desde el vamos, Central salió con una cara mucho más agresiva y presionó a Boca en su campo. Con un Abreu mucho más participativo y a fuerza de empuje y enjundia, el canalla se llevó por delante al adversario y con muchas pelotas paradas le generó peligro al arco rival.

La primera fue de Acuña pero Orion respondió bien. Rápidamente lo tuvo Abreu tras un Rebote del arquero y en esa misma jugada Marin cometió una mano grosera dentro del área que el árbitro no sancionó. Al igual que una falta de Martinez a Ferrari que también se le escapó a Vigliano. Central inclinaba la cancha y disponía de chances para empatarlo. Delgado rompió el travesaño de afuera y Abreu tuvo un cabezazo que salió ancho. Cuando parecía que los de la Rivera se llevaban la victoria apareció el tiro libre de Pablo Becker al palo de Orion que tres un desvío en la barrera, el equipo consiguió el merecido premio que tanto buscó.

Fue un justo empate que debido al gol de visitante lo deja mejor parado a Boca para la revancha. Pero la serie sigue abierta y Central está vivo para dar pelea.

Un párrafo aparte para la gente de Central, que además del imponente recibimiento, presentó 26 banderas con la cara de los verdaderos ÍDOLOS que tiene la institución en su rica historia en el fútbol argentino. Jugadores y técnicos ganadores que tantas alegrías nos dieron a lo largo de los más de 100 años. ¡¡AGUANTE CENTRAL!!

Compartí esta nota!

COMENTARIOS