Karma Monumental

Rosario Central jugó un partido paupérrimo, de los peores desde que regresó a primera división y cayó frente a River por 2 a 0. El equipo fue superado en todas sus líneas, y jamás hizo pie en una cancha donde ganamos solamente 7 veces en toda la historia. Una derrota durísima desde donde se la mire. A recapacitar y trabajar.

imagenes-River-Rosario-Central_OLEIMA20140817_0201_8

Hacía mucho tiempo que no veíamos una puesta en escena de Central tan baja. Fue una actuación de una endeblez tal, que amerita una reflexión profunda, un repaso minucioso de cada error. Lo mejor del canalla en el partido fue no haber perdido por goleada, y no por merito propio, sino porque River dilapidó enumerables situaciones de gol hasta el minuto 34 del ST, cuando los de Nuñez clavaron el segundo, finalizando con la esperanza de que sucediera cualquier acción fortuita que nos produjera igualar el pleito transitoriamente.

River Plate del principio al fin, hizo lo que quizo con la pelota, el terreno y siempre tuvo el dominio del partido. Central perdió las segundas pelotas, las divididas. Cada vez que nuestro adversario se lo propuso nos doblegò por el sector de Medina y Ferrari, ni hablar por la franja izquierda de Jonas Aguirre y Delgado, donde Sanchez dejó un surco por la cantidad de desbordes, que fueron siempre fue una amenaza para Caranta.

Desde el arranque Central sufrió el partido por todos lados. River de la mano primero de Pisculichi y Teo Gutierrez desde la gestación del juego, y segundo de Kraneviter como amo y señor del mediocampo, recuperando siempre la bocha para el local, hicieron imposible que agarremos la pelota. Todo el tiempo la tuvieron ellos.

Con el correr de los minutos las opciones de gol para las gallinas llegaban una tras otra. Seria aburrido y totalmente extenso nombrar cada chance de River en todo el cotejo. Pero como vimos todos, realmente fueron muchas.
A los volantes Canallas se le hacía imposible frenar la movilidad de los millonarios. Nery Dominguez y Musto, nunca se sintieron cómodos, quedaron siempre expuestos y junto a la defensa, hicieron que el equipo quedara largo, lejísimos de Niell y Abreu. En el minuto 17 del PT después del centro de Vangioni desde el sector derecho de la defensa auriazul y tras un mal cálculo de Berra, Teo empujo al gol y adelantó a la banda. A los 27 minutos, muy temprano, Russo hizo ingresar a Becker por medina intentando alguna reacción de su equipo que nunca apareció. El final del primer tiempo dejó bien claro lo que había pasado en esos 45 minutos: Central perdía y era ampliamente superado.

En los primeros minutos del complemento Rosario Central adelantó sus líneas y con el ingreso de Barrientos por Nery, amagó con una leve respuesta, pero este no cambió nada, rápidamente River se hizo del balón y manejo el juego a su antojo hasta el final. En el minuto 29 del ST apareció la única jugada de Central en el partido, tras una trepada y una buena habilitación de Delgado, Niell anticipó al arquero Chiarini que torpemente le cometió un claro penal, pero el árbitro Abal ignoró la jugada.

Cerca del final del encuentro, nuevamente Pisculichi armó una gran jugada dejando desparramado a Berra y metiendo un zurdazo para liquidar el juego.

Central perdió y dejó una sensación, por lo menos desde el juego, que el equipo dio un paso atrás. Que en el momento que tiene que dar ese salto de calidad volvió a retroceder. Será tiempo de replantear algunas custiones y hacer hincapié en encontrar un patrón de juego definido. Porque el Canalla que de local juega al pelotazo y al ritmo de nosotros, los hinchas, de visitante o por lo menos en esta ocasión, no tuvo ni ritmo, ni actitud.

AGUANTE CENTRAL

Compartí esta nota!

COMENTARIOS