Debut ganador

Luego de prácticamente tres meses sin torneo local, Rosario Central debutó ganando por 3 a 1 frente a Quilmes. El equipo de Miguel Russo no jugó un buen partido, pero revirtió el resultado y ganó con autoridad. Como siempre el Gigante estuvo repleto y la gente empujó al equipo para conseguir la victoria. Los goles: Abreu, Delgado y Acuña.

El Loco celebra su tanto en el Gigante.

El Loco celebra su tanto en el Gigante.

El Canalla careció de juego, dejando en evidencia algunas falencias importantes. Pero con fortaleza física y sobre todo los HUEVOS que vienen caracterizando a este plantel, le alcanzó para dar vuelta la historia y terminar llevándose por delante al conjunto Bonaerense.

Desde el arranque pudimos ver lo que preveíamos en la antesala del partido: Central buscando romper las 2 líneas de cuatro que presentaba el conjunto de Pablo Quatrocchi. La mayor parte del PT fue parejo, disputado y aburrido. El canalla tenía pocas ideas para hilvanar una jugada de riesgo y Quilmes solo se defendía. El nuestro apostaba a la velocidad de Jonas Aguirre, que demostró condiciones, pero le costó terminar las jugadas con claridad. Además, en el juego aéreo, Martinez se las arreglaba para ganarle a Abreu y no teníamos profundidad en los últimos metros.

Para colmo en los minutos finales de la primera etapa, Quilmes se hizo dueño del balón. En una jugada aislada el debutante Acevedo, que redondeó un partido aceptable, perdió la pelota en el borde del área y cometió falta. Arnaldo Gonzalez aprovechó, ejecutando un tiro libre perfecto al palo de Caranta para poner en ventaja a la visita. Antes del cierre Quilmes pudo haber aumentado, pero el delantero Hipperdinger falló de manera increíble tras un rebote de arquero Auriazul. Sin dudas los primeros 45 del nuestro fueron muy malos.

El segundo tiempo Rosario Central tuvo otra cara. Lejos de jugar bien al futbol pero con mucha enjundia y coraje, el Canalla se llevo por delante a su adversario. A partir de la prolijidad en el mediocampo de Damián Musto (otro debutante), Central mejoró la movilidad y con mucha actitud se plantó en campo contrario. En el minuto 13, el uruguayo Abreu capitalizó un error del arquero Benitez para el empatar el pleito.

Rápidamente Quilmes respondió con una buena jugada colectiva, donde la pelota terminó estrellando en el palo de Caranta. Pero con los ingresos de Pablo Becker y Cachete Acuña, el equipo tuvo más precisión.

A los 38 minutos, Becker le cedió una buena pelota a Delgado y el lateral desde afuera del área y sin ángulo, clavó una bomba tremenda para el delirio de todo el estadio. Central ganaba 2 a 1 y el Gigante explotaba. De ahí en más solo hubo tiempo para la definición de Acuña y decretar 3 a 1 definitivo.

El equipo lo ganó a lo guapo y la gente desató una fiesta fantástica. Es muy importante comenzar con el pie derecho. Pero Rosario Central desnudó problemas para manejar la pelota y generar situaciones de gol. Nos falta un jugador que pueda romper el juego con una gambeta o con un pase entre líneas. Esperemos que Miguel pueda confiar en Becker y este le devuelva con buen rendimiento como fue la noche del viernes.

CENTRAL ES FIESTA, CENTRAL ES CARNAVAL!

Compartí esta nota!