Baño de realidad

Rosario Central jugó su peor partido de la temporada y cayó por 4 a 1 ante Velez, que presentó un equipo con 9 suplentes y muchos players de reserva. El canalla jugó prácticamente todo el partido con un hombre menos por la rápida e irresponsable expulsión de Encina a los 10 minutos de juego. Central tuvo demasiados errores groseros y ratificó la irregularidad que demostró durante todo el torneo. El conjunto de Russo tuvo un nivel bajísimo y no hubo jugador canalla digno de destacar.

0010943605

La excursión a Villa Luro para Central dejó un saldo altamente negativo. En un partido que a los 50 segundos perdíamos con un tremendo golazo de chilena de Mauro Zarate y a los 10 minutos teníamos un hombre menos por la infantil reacción de Encina contra el pibe Asad, más de uno podría pensar que fue una seguidilla de imponderables desde el vestuario.

Pero aferrarse a la mala fortuna desde el comienzo del juego, para justificar la humillante derrota sería un tremendo error. Porque si repasamos las actuaciones en este campeonato no es el primer partido que nos convierten desde el vamos. Esta desconcentración desde el arranque ya la habíamos sufrido 3 veces (Gimnasia, River y Boca) y sin lugar a dudas es una materia pendiente a corregir.

Jugadores profesionales que aspiran a conseguir cosas importantes en Rosario Central, de ninguna manera se les puede permitir la estupidez de Encina al hacerse echar a los 10 minutos. En esa jugada sentimos que el sapito nos faltó el respeto al pueblo canalla. No por tener un encono personal contra Encina, sino porque dio la sensación que semejante tontera iba a definir el pleito como terminó sucediendo.

Después de esa catarata de errores en los primeros minutos hubo un partido en el que Central golpeado por el resultado y con un hombre menos, intentó irlo a buscar con las armas de siempre. Pero nuevamente la generación de juego falló por la baja producción de los mediocampistas.

Es alarmante el pésimo nivel de Mendez y Carrizo. Además, Luna que remplazo al lesionado Abreu, perdió siempre con una defensa totalmente alternativa del fortín. Para colmo de males a los 22 apareció otra vez Zarate para decretar el segundo y darle otro golpe a este apático Central. A partir de ese momento el piberío de Liniers llenó de situaciones el arco de Caranta y pudo haber aumentado el marcador con un derechazo de Roberto Nanni. El primer tiempo se fue con un Central totalmente desdibujado e inofensivo.

0010943648

En la segunda etapa arrancamos con otra actitud, el canalla pudo haber encontrado el descuento en un cabezazo de luna que salía ancho. Ferrari tuvo su chance pero se la tapo Aguerre. Rosario Central iba por la lógica de estar perdiendo claramente, pero el equipo era un manojo de nervios tirados en la cancha. Con el correr de los minutos llegaron los goles de los juveniles Rolon y Cedeño para decretar la categórica derrota. En el final solo hubo tiempo para el descuento de Antonio Medina que solo sirvió para la estadística.

Rosario Central jugó un partido flojísimo y es incomprensible la mediocridad con la que sus jugadores afrontan cada partido, teniendo rendimientos muy desparejos. El equipo ha sumado muchos puntos desde que volvió a primera. Pero en lo que respecta puntualmente al juego, tiene muchas más sombras que luces y eso hace imposible que podamos ilusionarnos con conseguir objetivos importantes.

Compartí esta nota!

COMENTARIOS