Puro coraje

Rosario central dio vuelta en cuatro minutos un partido que no jugó bien y consiguió sumar tres puntos vitales. El mejor de la cancha fue Abreu que estuvo presente en los dos goles anotados por Niell y Donatti. En tanto el gol de Boca lo marco Gigliotti en clara posición adelantada. Acuña debió salir por una contractura y es duda para jugar el domingo en el chiquero.

1511368_300187756805220_1835231570_n

Sin dudas escribir el resumen del partido con la satisfacción que genera haber conseguido el triunfo produce tranquilidad. Porque Central jugó el peor partido como local en lo que va del torneo. Sin embargo tuvo el suficiente amor propio, temple y coraje para llevarse a Boca por delante y terminar ganando un encuentro muy complicado.

El equipo de Miguel Russo salió a la cancha demasiado perdido en su juego y displicente para la marca. Nunca encontramos la pelota. La espalda de Nery Dominguez hacía agua por doquier, sobre todo del medio hacia el sector izquierdo, lugar de Delgado, que desde hace varios partidos en muchas ocasiones no encuentra su posición.

Por eso no fue sorpresa que en el minuto 13, el xeneize abra el marcador. Encina perdió la pelota, Sanchez Miño desbordó por izquierda, y lanzò un centro para que en clara posición de adelanto, Gigliottii empuje al gol.
A los 22 minutos más preocupación para Central. Porque Walter Acuña sintió una molestia y tuvo que dejar la cancha. En su lugar ingresó Franco Niell que con el correr de los minutos se fue acomodando y terminó siendo determinante junto al uruguayo Abreu. Boca le manejaba el balón a su antojo y dominaba el partido. Central no reaccionaba y así se fue la primera etapa.

10154339_387913941348506_1319377084_n

En el arranque del complemento Orion le sacó una linda pelota al pibe Jonas Aguirre, que jugó un buen partido por el carril izquierdo remplazando a Carrizo. Pero Boca contó con 2 chances claras de gol para liquidarlo y las dejó pasar. Faltando veinte minutos para el final del pleito apareció la mayor virtud de Rosario Central: Los Huevos.

A los treinta del segundo, tras un exquisito pase de Abreu, Niell definió y puso en tabla el marcador. Central empujaba con mucho sacrificio y con su gente desde afuera que reventó el Gigante. Boca se acorralaba y sufría el pelotazo al Loco, que bajaba todo lo que le tiraban. Cuatro minutos después del empate en un nuevo centro que Abreu no dejó que la pelota salga del area y tras un delicioso taco de Niell, Donatti desparramó a Orion para decretar el 2 a 1 definitivo.

Central ganó un partido electrizante porque tuvo la suficiente enjundia y entereza en el momento justo para reivindicarse. Pero sigue cometiendo errores groseros, sobre todo en el retroceso. Hasta ahora le alcanza para mantenerse fuera de la zona roja. Debe seguir trabajando porque tiene material para aspirar a cosas importantes.

Con respecto al partido del próximo domingo tenemos la ventaja de que los pechos cada vez que ven la auriazul enfrente arrugan. Así lo marca la historia. Rosario Central debe presionar arriba y no dejar que le manejen la pelota. El canalla debe ganar y tiene con qué.

Compartí esta nota!

COMENTARIOS