Fea costumbre

En un partido que no tendría que haberse jugado por lo inundado que estaba el campo de juego, Central volvió a perder de visitante por errores propios. Desatenciones en la pelota parada y principalmente falta de efectividad en el arco rival fueron los motivos de la derrota. Para colmo de males, el árbitro le anuló un gol válido a Abreu a instancias del juez de línea. Fue 2 a 1 por la 10ma fecha del torneo Final. El más destacado: el pibe Acuña.

delgadolanus

Rosario central llegaba al sur del Gran Buenos Aires con la premisa de ganar, y encadenar dos triunfos seguidos por primera vez en el campeonato. Fuera de casa, a nuestro equipo le cuesta ganar: había sumado solamente 3 victorias de visitante en lo que va de la temporada (Belgrano y Argentinos Juniors en el anterior, y vs. Quilmes en este torneo)

En un encuentro muy disputado con una cancha rápida y en mal estado, Central en los primeros veinte minutos contó con 4 chances claras de gol para sacar al menos dos goles de ventaja. Cachete Acuña dilapidó dos mano a mano y también erraron Encina y Carrizo. A partir de la mitad de la primera etapa el juego cambió, el granate emparejó el partido y dispuso de varias ocasiones de gol de la mano de Ismael Blanco y Chamorro. Los equipos se fueron al descanso en tabla.

Ya en el segundo tiempo, Lanus consiguió el primer gol tras un tiro libre cruzado del paraguayo Ayala, donde Caranta y la defensa podrían haber hecho algo más para impedirlo. El canalla lo empato rápido en el minuto 20, con un golazo de Carrizo desde afuera del área. Dos minutos después llego el gol de cabeza mal anulado al uruguayo Abreu, por supuesta posición adelantada que cobró Mariano Gonsalez apoyándose en el línea Noguera.

Después del error arbitral, Central lejos de buscar la victoria, se replegó en el terreno y parecía que los que habíamos jugado por copa el jueves éramos nosotros y no Lanus. Así en el minuto 37, tras un nuevo corner del paragua Ayala, llegó el gol de cabeza de Izquierdoz que terminò encuadrando el 2 a 1 definitivo.

Rosario Central nuevamente no fue inferior a su rival, pero perdió porque tuvo errores inocentes y no contó con la suficiente ambición para irlo a buscar cuando el partido lo requería.

Para recriminarle a Russo es otra vez la puesta en escena de Matias Ballini, como cada vez que jugó con nuestra camiseta. Se lo vio muy errático en los pases y siempre lejos del jugador que tenía que marcar. Parece realmente un chiste, que Federico Flores (el volante central titular de la reserva canalla) no pueda tener su chance. Además el mediocampo tuvo una floja labor y al equipo le falto actitud en momentos claves.

No hay tiempo para lamentarse, rápidamente hay tratar de corregir esos pequeños errores que nos están costando demasiados puntos, de cara al partido del miércoles con Boca y el próximo domingo con los pechos.

Compartí esta nota!

COMENTARIOS